Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

¿En qué se parecen la justificación y la santificación? | J. C. Ryle

Por: J. C. Ryle

En qué se parecen, pues, la justificación y la santificación:

a. Ambas proceden, originalmente, de la gracia gratuita de Dios. Que los creyentes sean justificados o santificados es un regalo exclusivo de Él.

b. Ambas forman parte de esa extraordinaria obra de  salvación que Cristo acometió, en el pacto eterno, a favor de su pueblo. Cristo es la fuente de vida, de la que fluyen el perdón y la santidad. La raíz de cada una es Cristo.

c. Ambas deben hallarse en las mismas personas. Aquellos que son justificados siempre son santificados, y quienes son santificados, siempre son justificados. Dios ha unido ambas cosas, y no pueden ser separadas.

d. Ambas comienzan al mismo tiempo. En el momento en que la persona empieza a ser justificada, también comienza a ser una persona santificada. Tal vez no lo perciba, pero es un hecho.

e. Ambas cosas son necesarias, por igual, para la salvación. Nadie ha alcanzado jamás el cielo sin un corazón renovado ni sin el perdón, sin la gracia del Espíritu ni sin la sangre de Cristo, sin ser adecuado para la gloria eterna ni para recibir un título. Lo uno es exactamente igual de necesario que lo otro”.

Tomado de Holiness (1879; reimp. Old Tappan, NJ: Revell, s.f.), 30


Artículos relacionados:

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *