Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Negar la palabra de Dios trae consecuencias nefastas

Por Edelio Mendez

“Sin profecía el pueblo se desenfrena; mas el que guarda la ley es bienaventurado” (Pro_29:18).
Leemos en la primera parte del versículo de hoy: “Sin profecía el pueblo se desenfrena”, y por regla entendemos que se refiere a que debemos tener metas por las cuales trabajar. Tiene que haber un programa definido en mente con una descripción clara de los resultados deseados y los pasos que conducen a ellos.
Pero en nuestro texto la palabra “profecía” significa “una revelación de Dios”. Y la palabra “desenfrenar” significa “abandonar las restricciones”. La idea es que donde la Palabra de Dios no se conoce y se respeta, la gente se desboca.
El contraste se encuentra en la segunda mitad del versículo: “mas el que guarda la ley es bienaventurado”. En otras palabras, el camino de la bendición se encuentra cuando se obedece la voluntad de Dios tal y como se encuentra en la Palabra.
Pensemos en la primera parte del versículo. Cuando la gente abandona el conocimiento de Dios, su conducta se vuelve incontrolable. Supongamos, por ejemplo, que una nación se aleja de Dios y explica que todo lo que existe se basa en un proceso evolutivo. Eso significa que el hombre es el resultado de un proceso meramente natural y no la creación de un Ser sobrenatural. Si esto fuera así, entonces nos quedaríamos sin base para las normas éticas. Todo nuestro comportamiento sería el resultado inevitable de causas naturales. Como lo señalan Lunn y Lean en La Nueva Moralidad: “Si la primera célula viviente evolucionó por un proceso puramente natural en la superficie de un planeta sin vida, si la mente del hombre es el producto de las fuerzas naturales y materiales como lo es un volcán, resulta tan irracional condenar a los políticos de Sudáfrica por el apartheid como condenar a un volcán por arrojar su lava”.
Si se rechaza la Palabra de Dios, entonces no hay leyes absolutas del bien y el mal. Las verdades éticas dependen de los individuos o los grupos que las erigen. La gente viene a ser el juez de su propia conducta. Su filosofía es “si te hace sentir bien, hazlo”. El hecho de que “todos lo hacen” es toda la justificación que necesitan.
De este modo el pueblo se desenfrena. Se abandona a la fornicación, al adulterio y la homosexualidad. El crimen y la violencia se incrementan en proporciones alarmantes. La corrupción invade el mundo de los negocios y del gobierno. Mentir y engañar vienen a ser formas aceptadas de conducta. El tejido de la sociedad se deshilvana.
“…mas el que guarda la ley es bienaventurado”. Aun cuando el resto del mundo se desmanda, el creyente puede encontrar la buena vida cuando cree y obedece la Palabra de Dios. éste es el único camino que seguir.
Firma: “La Biblia te aleja del pecado o el pecado te aleja de la Biblia: Tú decides “

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *