Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Eslovenia, primer país del mundo en revocar el matrimonio homosexual

bandera gay

Los partidarios del “no” al matrimonio homosexual se impusieron este domingo en el referéndum celebrado en Eslovenia con el 63,02 por ciento de los apoyos frente al 36,98 del “sí”

EFE-Actuall

Los partidarios del “no” al matrimonio homosexual se impusieron este domingo en el referéndum celebrado en Eslovenia sobre la anulación de la ley que en marzo concedió ese derecho a las parejas del mismo sexo, a la espera de conocer el dato de participación decisivo en esta consulta.

La Comisión electoral informó de que, con el 93 por ciento de los votos escrutados, el “no” ha recibido el 63,02 por ciento de los apoyos frente al 36,98 del “sí”, un dato que, unido al de la participación, puede suponer la anulación de la ley.

Una coalición cívica, llamada “Por los niños”, se movilizó para recoger 48.000 firmas en sólo cuatro días

Además de una mayoría de votos, para anular la ley era preciso que votaran contra ella al menos un 20 por ciento de los aproximadamente 1.700.000 eslovenos con derecho a voto, es decir unas 340.000 personas.

Aunque la participación en la consulta ha sido baja, apenas el 35 por ciento de los electores, el número total de votos opuestos al matrimonio homosexual ha superado ese mínimo.
La pregunta a la que respondían hoy los eslovenos era: “¿Está usted a favor de que entre en vigor la ley sobre enmiendas y complementos de la ley del matrimonio y familia que el Parlamento aprobó el 3 de marzo de 2015?”.

La ley igualaba completamente los derechos de las parejas homosexuales con los de las heterosexuales, incluyendo la adopción de niños y el matrimonio.

Tras aprobarse la norma, asociaciones conservadoras y católicas reunieron en un tiempo récord las 40.000 firmas necesarias para convocar una consulta, posibilidad que rechazó el Parlamento argumentando que ese referendo sería homófobo y podría llevar a la discriminación por cuestiones orientación sexual. Posteriormente, el Tribunal Constitucional anuló esa resolución del Parlamento y abrió la puerta a la celebración de la consulta

El referéndum se ha podido llevar a cabo gracias a la gran movilización de la sociedad civil y pese a las enormes trabas y dificultades que han encontrado en el camino al enfrentarse al lobby gay.

Para ello la coalición cívica Za Otroke gre! (¡Por los niños!) consiguió recoger más de 48.000 firmas en tan sólo cuatro días. Según la legislación eslovena, cualquier grupo que recoja más de 40.000 firmas puede introducir la moción de un referéndum.

De hecho, el Tribunal Constitucional tuvo que intervenir para que se permitiera realizar la votación ya que los grupos de presión homosexuales afirmaban que el referéndum “era discriminatorio y contrario a los derechos humanos”. No obstante, los convocantes cumplen todos los requisitos exigidos por la ley para que se lleve a cabo un referéndum.

El matrimonio homosexual fue aprobado en el Parlamento esloveno pero sin el apoyo mayoritario entre la población. De hecho, tal y como recoge Europa Press en otro referéndum celebrado en 2012, el 55% de los votantes se posicionaron en contra de dar “un mayor número de derechos a las parejas del mismo sexo”.

El lobby gay: “Los derechos de una minoría no deben ser eliminados por el capricho de la mayoría”

Siendo conscientes de ello las distintas organizaciones progays se han movilizando con argumentos como que “los derechos de una minoría, particularmente a la igualdad, no deben ser eliminados por el capricho de la mayoría”. Así se ha manifestado el responsable de los grupos LGTB de la organización Human Rigths Watch.

Además, llega a asegurar que el matrimonio homosexual “está bajo amenaza” en Eslovenia debido al referéndum, mientras volvía a insistir en que “la propia Constitución de Eslovenia reconoce que los derechos fundamentales no deben ser dejados en manos de una decisión de la mayoría”.

Más países se rebelan contra el lobby gay

El de Eslovenia no es un caso único. De hecho, el próximo 28 de febrero Suiza también votará en referéndum y podría blindar el matrimonio natural entre hombre y mujer.

En Finlandia, el movimiento profamilia Aito Avioliitto está recogiendo firmas para poder revocar el matrimonio homosexual, que entrará en vigor por decreto presidencial después de que no hubiera prosperado en el Parlamento en 2006, 2009 y 2012.

Y en América, Brasil también ha tomado cartas en el asunto y ha blindado el matrimonio ante las presiones del lobby gay y lo ha definido como la unión entre un hombre y una mujer.

 

Tomado de aquí.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

Multan a predicador por decirle un verso bíblico a homosexual

dic 11, 2015

Mike Overd, un predicador, fue acusado de hablar en contra de la homosexualidad y el Islam en junio y julio ​​en dos ocasiones distintas. En marzo, el juez Shamim Qureshi, un musulmán presidente en el Tribunal de Arbitraje musulmán basado en la ley islámica, declarada Overd culpable de violar la Ley de Orden Público por sus declaraciones a un hombre homosexual que se detuvo a hablar con él acerca de la sexualidad.

Qureshi expresó específicamente su preocupación de que Overd citó Levítico 20:13, que dice: “Si alguno se acuesta con varón como los que se acuestan con mujer, los dos han cometido abominación; ciertamente han de morir”. El juez dijo que el predicador debería haber elegido otro verso que era menos ofensivo. Pero Overd dijo que él no citó la segunda mitad de la Escritura.

Además no cree que se le deba decir que partes de la Biblia puede citar. “¿Desde cuándo es el papel de un juez, redactar la Biblia porque piensa que el público no puede hacer frente a lo que dice?”, expresó. Asimismo dijo que no había odio citando la Escritura, sólo una explicación de lo que dice la Biblia. “He sido condenado a pagar una indemnización por causar “dolor emocional” a alguien que se me acercó agresivamente, exigiendome debatir el tema”.

Sin embargo, no hubo daños, lesiones o robo, sólo un desacuerdo sobre la teología, por lo que ahora ha sido multado. “Mi motivación para predicar el evangelio es mi amor por Jesucristo y mi profunda preocupación por las personas que no conocen su gran amor y se dirigen hacia una eternidad separadas de Dios”, dijo Overd.

Fuente: http://impactoevangelistico.net/

¿Desea profundizar? Le recomendamos los siguientes materiales:

– La Homosexualidad y la Campaña por la Inmoralidad … por John MacArthur

– “Las Raíces de la homosexualidad” por Sugel Michelén

–  DEBATE: HOMOSEXUALIDAD por el pastor Miguel Nuñez

– Jesucristo me Salvó de 27 Años de Homosexualidad … (Testimonio)

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

Mujer criada por homosexuales pide que protejan matrimonio entre hombre y mujer

Dawn-Stefanowicz-702x336

Una mujer canadiense que fue criada en un hogar homosexual se dedica ahora a asistir a otras personas que atraviesan por la misma situación y a pedir a los gobiernos del mundo que protejan el matrimonio entre hombre y mujer.

 

Según informa ForumLibertas.org, Dawn Stefanowicz vive en Ontario, Canadá, con su esposo de toda la vida y sus dos hijos, a los que ha educado en casa. Actualmente prepara su autobiografía y desarrolla un ministerio especial desde el sitio web (en inglés) http://www.dawnstefanowicz.com

 

Ella brinda ayuda a otras personas que como ella creció a cargo de un padre homosexual y fueron expuestas a este estilo de vida.

 

Stefanowicz, explica en el sitio web “cómo en su infancia estuvo expuesta a intercambios de parejas gays, playas nudistas y la falta de afirmación en su feminidad, cómo le hirió el estilo de vida en el que creció, y ofrece ayuda, consejo e información para otras personas que han crecido heridas en un entorno de ‘familia’ gay, un estilo de ‘familia’ que ella no desea para nadie y que cree que las leyes no deberían apoyar”.

Su testimonio: En su relato, Stefanowicz explica que debido a una enfermedad grave de su madre debió quedar al cuidado de su padre homosexual cuando aún era una niña.

 

“Estuve expuesta a un alto riesgo de enfermedades de transmisión sexual debido al abuso sexual, a los comportamientos de alto riesgo de mi padre y a numerosas parejas”, relata.

 

“Incluso cuando mi padre estaba en lo que parecían relaciones monógamas, continuaba haciendo ‘cruising’ buscando sexo anónimo. Llegué a preocuparme profundamente, a amar y entender con compasión a mi padre. Compartía conmigo lo que lamentaba de la vida. Desgraciadamente, siendo niño unos adultos abusaron sexual y físicamente de él.

 

Debido a esto, vivió con depresión, problemas de control, estallidos de rabia, tendencias suicidas y compulsión sexual. Intentaba satisfacer su necesidad por el afecto de su padre, por su afirmación y atención, con relaciones promiscuas y transitorias. Las (ex) parejas de mi padre, con los que traté y llegué a apreciar con sentimientos profundos, vieron sus vidas drásticamente acortadas por el SIDA y el suicidio. Tristemente, mi padre murió de SIDA en 1991″, recuerda.

 

Según Stefanowicz las “experiencias personales, profesionales y sociales con mi padre no me enseñaron el respeto por la moralidad, la autoridad, el matrimonio o el amor paterno. Me sentía temerosamente acallada porque mi padre no me permitía hablar de él, sus compañeros de casa, su estilo de vida y sus encuentros en esa subcultura. Mientras viví en casa, tuve que vivir según sus reglas”.

 

“Sí, amaba a mi padre. Pero me sentía abandonada y despreciada porque mi padre me dejaba a menudo para estar varios días con sus compañeros. Sus parejas realmente no se interesaban por mí. Fui dañada por el maltrato doméstico homosexual, las tentativas sexuales con menores y la pérdida de parejas sexuales como si las personas fueran sólo cosas para usar. Busqué consuelo, busqué el amor de mi padre en diversos novios a partir de los 12 años”, sostiene.

 

Stefanowicz recuerda que “desde corta edad, se me expuso a charlas sexualmente explícitas, estilos de vida hedonistas, subculturas GLBT y lugares de vacaciones gay. El sexo me parecía gratuito cuando era niña. Se me expuso a manifestaciones de sexualidad de todo tipo incluyendo sexo en casas de baño, travestismo, sodomía, pornografía, nudismo gay, lesbianismo, bisexualidad, voyeurismo y exhibicionismo. Se aludía al sadomasoquismo y se mostraban algunos aspectos. Las drogas y el alcohol a menudo contribuían a bajar las inhibiciones en las relaciones de mi padre”.

 

Las consecuencias: “Más de dos décadas de exposición directa a estas experiencias estresantes me causaron inseguridad, depresión, pensamientos suicidas, miedo, ansiedad, baja autoestima, insomnio y confusión sexual. Mi conciencia y mi inocencia fueron seriamente dañados. Fui testigo de que todos los otros miembros de la familia también sufrían”, sostiene Stefanowicz.

 

Ella asegura que sólo después de haber tomado las decisiones más importantes de su vida, empezó a darse cuenta de cómo la había afectado crecer en ese ambiente.

 

“Mi sanación implicó mirar de frente la realidad, aceptar las consecuencias a largo plazo y ofrecer perdón. ¿Podéis imaginar ser forzados a aceptar relaciones inestables y prácticas sexuales diversas desde corta edad y cómo afectó a mi desarrollo?. Desgraciadamente, hasta que mi padre, sus parejas sexuales y mi madre murieron, no pude hablar públicamente de mis experiencias”, explica.

Fuente: www.forumlibertas.com

Nota del administrador del blog: Recomiendo que vean y compartan el testimonio de este hombre que fue homosexual durante 27 años. Solo den click aquí.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

Ateo acepta a Cristo tras intentar refutar el cristianismo

 

ateo se convierte en cristiano

EE.UU.- Un hombre ateo aceptó a Cristo después que asistió a un estudio de la Biblia, donde intentó “desmantelar” los argumentos bíblicos, pero terminó abrazando la fe en Jesús.

Caleb Kaltenbach, fue un ateo que odiaba el cristianismo, quería ridiculizar a quienes enseñaban de Jesús, por eso comenzó asistir a un estudio bíblico, con la única intención de contradecir y refutarlas enseñanzas de las Sagradas Escrituras.

No logró su objetivo, porque no pudo refutar a Dios ni las enseñanzas del Evangelio. Se convirtió al cristianismo y ahora es pastor de Discovery Church en Simi Valley, California.

Cuando Caleb era un niño, sus padres se divorciaron, porque su madre reveló que era lesbiana. Asistió a muchos desfiles de la comunidad LGBT, y en uno de esos eventos, vio a cristianos manifestantes que eran echados del lugar arrojándoles agua y la orina.

“Recuerdo mirando a mamá como un niño confundido. Le pregunté, mamá ¿por qué hacen eso?. Ella respondió: son cristianos y odian a los gays”, dice Caleb. Desde entonces comenzó a odiar a los cristianos.

Por eso que cuando tuvo la oportunidad de asistir a los estudios bíblicos, decidió  ir con la intención de refutar las enseñanzas de la Biblia.

“Pensé, “voy a fingir que estoy interesado en los estudios. Voy aprender sobre la Biblia y después voy a desmantelar sus argumentos. Yo realmente los odiaba y no quería que me digan que era cristiano porque asistía a las reuniones”, dijo.

“Sin embargo, en el estudio de la Biblia aprendí sobre el amor y la gracia de Cristo, es por eso que decidí seguir a Jesús”.

Cuando sus padres supieron de su conversión, fue repudiado. Él mantuvo sus convicciones y después de algunos años se mudó y comenzó a predicar en una iglesia en Dallas.

Los padres de Caleb se arrepintieron de sus malos caminos y aceptaron a Cristo. Hoy en día congregan a la iglesia donde su hijo es pastor.

 

Fuente: AcontecerCristiano.Net

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

Pareja cristiana pagará multa de 150 mil dólares por no hacer pastel para boda gay

cristianos perseguidos 

Los propietarios cristianos de una panadería en Gresham, Oregon, que se vieron obligados a cerrar su negocio en el 2013 debido a la reacción violenta ante su negativa de hacer un pastel para una boda lesbiana basado en objeciones religiosas, fueron declarados culpables de discriminación este lunes y ahora tienen que pagar a la pareja gay una multa de $ 150,000.

El Departamento de Trabajo e Industrias de Oregon anunció que los propietarios de la Panadería Sweet Cakes, Aarón y Melissa Klein, tendrán que pagar la multa. Sea o no que paguen el máximo de $ 150,000 la multa se determinará en una audiencia el 10 de marzo dijo el portavoz de BOLI, Charlie Burr.

Laurel Bowman alega que en enero del 2013 Sweet Cakes se negó a venderle a ella y a su novia un pastel para su próxima boda y que Aaron Klein llamó a su relación una “abominación a Jehová.”

Más tarde ese año, Bowman presentó una denuncia contra la discriminación con BOLI, acusando a la pareja cristiana de haber violado la Ley de Igualdad de Oregon 2007. Burr señaló que, aunque los propietarios de Sweet Cakes de Melissa son religiosos, pero la panadería no es reconocida como una institución religiosa bajo la ley.

“Los residentes de Oregon no pueden negarse al servicio basado en la orientación sexual o identidad de género. La ley establece una exención para las organizaciones religiosas y escuelas, pero sin permitir que las empresas privada puedan discriminar por orientación sexual”, dijo Burr.

Durante un panel de discusión de los valores de la Cumbre de Votantes en Washington, DC en octubre pasado, Aaron habló de la fe cristiana de la pareja y lo que la panadería de Melissa significaba para ella antes de que se vieran obligados a cerrar después de que los activistas gays agresivamente empesaran a acosarlos y hostigarlos, inclusive a sus clientes, hasta que ya nadie quería hacer negocios con ellos.

“El boicot, el acoso. Quiero decir, con toda franqueza, que no sólo nos acosaban a nosotros, ellos también hostigaron a los otros vendedores de la boda con quienes hicimos negocios” dijo Aaron a la audiencia. “Se borrará nuestro sistema de referencia; tuvimos que cerrar la tienda de abajo … Nos estamos enfrentando a más de $ 150,000 en daños y perjuicios por esto, sólo por el simple hecho de haberme puesto en pie por mis derechos de la Primera Enmienda … Mi abogado compara esto con lo que él llama terrorismo económico “.

“Dios le ha dado un talento a mi esposa para crear una obra de arte para celebrar una unión entre dos personas. Y para el uso que la Biblia dice que debe de ser, yo no podía en conciencia estar de acuerdo en hacerlo.”

Poco antes de que la pareja se viera forzada a ir a la quiebra en el 2013, Aaron dijo que había pedido disculpas por perder el tiempo en la pareja de lesbianas y explicó que no participaran en matrimonios del mismo sexo por razones religiosas. “Sinceramente, no tenía la intención de hacer daño a nadie, no era mi intención causar molestias a nadie, simplemente es algo que creo muy fuertemente.”

Fuente: http://www.christianpost.com/

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

Desde un país lejano: El viaje hacia Dios de un hijo gay

bandera gay

Por Manuel Bento

Tenía un secreto que mantuve oculto durante la secundaria, la universidad, e incluso cuando servía en la reserva del Cuerpo de Marina. Luego, cuando empecé a estudiar una maestría, dejé de mantenerlo en secreto.

‪Salí del closet.

‪Le di la noticia a mis padres y les dije: “Soy gay”. La noticia devastó a mi madre, que en aquel momento no era cristiana. Estaba enfadada y confundida, pero Dios lo utilizó para traerla hacia Él. A través de un pequeño folleto sobre la homosexualidad que compartía el plan de salvación, ella se percató de que, si Dios podía amarla a pesar de su pecado, entonces ella podría amarme a mí, su hijo. En pocos meses mi padre se convirtió en cristiano también.

Mientras tanto, yo pasaba la mayor parte de mi tiempo en clubs gay y comencé a experimentar con las drogas. Finalmente, llegó un momento en el que sostenía mi hábito vendiéndolas. Pensé que podía ser estudiante de día y traficante de drogas por la noche, pero tres meses antes de recibir mi doctorado, la administración me expulsó. Así que me mudé a Atlanta, Georgia, y me convertí en proveedor para otros traficantes en más de una docena de estados. Además, para mí significaba poco tener varios encuentros sexuales anónimos al día. Mis padres no sabían los detalles de mi vida, pero sabían que mi mayor necesidad era hacer de Jesucristo mi Señor. Junto con más de un centenar de guerreros de oración, mi madre comenzó a orar: “Dios, haz lo que sea necesario para traer este hijo pródigo hasta ti”. En su desesperación, mi madre ayunó todos los lunes durante siete años, y en una ocasión ayunó 39 días por mí.

‪Una oración contestada

‪Dios respondió su oración el día que abrí la puerta de mi casa a doce agentes federales antidrogas, a la policía de Atlanta, y a dos grandes perros pastores alemanes. Acababa de recibir un cargamento grande de drogas y estaba cargado con el equivalente a 9,1 toneladas de mariguana a precio de la calle. Con esa cantidad, me enfrentaba a una condena de entre diez años y toda la vida en una prisión federal.

Había empezado con un futuro brillante entre los mejores de la sociedad en el mundo académico, y ahora me encontraba en un pozo, entre los despreciados por la sociedad, en el centro de detención de la ciudad de Atlanta. Llamé a casa desde la cárcel y las primeras palabras de mi madre fueron: “Hijo, ¿estás bien?”. Sin condena, solo gracia y amor incondicional. Romanos 2:4 dice que: “la bondad de Dios nos guía al arrepentimiento”. Incluso en ese desgraciado día, Dios estaba derramando sobre mí su gracia irresistible, y atrayéndome hacia sí mismo a través de las palabras de mi madre. De hecho, mi madre estaba emocionada de recibir esa llamada porque no había llamado a casa en años, y ella sabía que, sin duda, esta era la respuesta de Dios a sus oraciones.

Tres días más tarde, encontré un Nuevo Testamento de los Gedeones sobre un montón de basura, que era tal como yo me sentía, y leí todo el evangelio de Marcos. Comencé a leer la Biblia porque tenía mucho tiempo libre para hacerlo. Pero la Biblia no es solamente tinta sobre papel. Es el mismísimo aliento de Dios, más afilado que toda espada de doble filo, y dejó expuesto mi pecado.

‪Un par de semanas más tarde me llamaron a la enfermería. Me esposaron, encadenaron mis manos alrededor de mi cintura y juntaron mis pies con grilletes. Me arrastré hasta dentro, y sabía que algo no estaba bien. La enfermera estaba incómoda, luchaba por encontrar las palabras, y finalmente lo escribió en un trozo de papel: VIH+. Los días tras este diagnóstico fueron oscuros y solitarios. Me condenaron a seis años, ciertamente mucho mejor que de diez años a toda la vida, pero las noticias de mi VIH se sentían como una sentencia de muerte.

‪Una noche, acostado en mi cama, pude distinguir una frase entre las profanidades escritas en la litera de metal encima mío:

‪“Si estás aburrido, lee Jeremías 29:11”:

‪“Porque Yo sé los planes que tengo para ustedes, ‘declara el SEÑOR’, planes de bienestar y no de calamidad, para darles un futuro y una esperanza”.

‪En el punto de menos esperanza de mi vida, Dios me dijo que, sin importar quién fuese y lo que hubiese hecho en el pasado, todavía tenía un plan para mí.

‪Una transformación gradual

‪Mi transformación fue gradual. Dios me estaba convenciendo de pecado, pero no quería dejar mi identidad sexual. Busqué la bendición para una relación gay monógama en cada versículo y capítulo de la Biblia. No pude encontrar nada. También me di cuenta de que el amor incondicional no es lo mismo que la aprobación incondicional de mi comportamiento.

Mi identidad no es no ser gay o ser un antiguo gay, ni siquiera ser heterosexual en lo que a eso respecta, sino que mi única identidad como hijo del Dios viviente debe estar solamente en Jesucristo. Había que tomar una decisión: abandonar a Dios y buscar una relación gay, o abandonar la búsqueda de una relación gay (liberándome de mis deseos por el mismo sexo) y vivir como un seguidor de Jesucristo. Mi decisión era obvia. Elegí a Dios.

‪Solía pensar que para complacer a este Dios cristiano, me tenía que convertir en alguien “normal”, que tenía que convertirme en heterosexual. Pero incluso los que tienen sentimientos heterosexuales luchan contra el pecado; ese no debía ser el objetivo. Nuestro objetivo como cristianos, sin importar los sentimientos que tengamos, debe ser la santidad. Al comenzar a vivir esta vida de rendición y obediencia, Dios me llamó al ministerio a tiempo completo, mientras estaba en prisión. Dios hizo también otro milagro: acortó mi sentencia de seis años a tres, algo prácticamente inaudito en el sistema federal.

Fui liberado de prisión en julio del 2001, y al mes siguiente empecé a tomar clases en el Moody Bible Institute. Me gradué de Moody en el 2005 y continué estudiando para conseguir mi maestría de arte en exégesis bíblica en la Wheaton College Graduate School, y recientemente recibí mi doctorado de ministerio del Bethel Seminary. También tuve el inmenso honor de ser co-autor de un libro junto con mi madre llamado “Desde un país lejano: “Ya no vivo yo: La travesía de un hijo homosexual a Dios. La búsqueda de esperanza de una madre quebrantada”, y ahora estoy de vuelta en Moody, enseñando en el departamento de Biblia. Pasé de prisionero a profesor, ¿qué tal queda eso como currículum?

Los padres cristianos de la LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) o de hijos con atracción por el mismo sexo, a menudo se sienten solos y a veces desbordados con la culpa. Pero, no es culpa de ellos. La paternidad perfecta no garantiza hijos perfectos. El trabajo de los padres cristianos no es producir hijos piadosos, sino ser padres piadosos, amar a sus hijos, y apuntarlos hacia una vida de discipulado costoso. Si mis padres no hubiesen vivido el evangelio en su relación conmigo, yo no estaría aquí. Iglesia, caminemos junto con nuestros padres y nuestros hijos, sin importar con qué pecado estén luchando, y apuntémosles al evangelio dador de vida de Jesucristo.


Publicado originalmente para ERLC. Traducido por Manuel Bento.

Christopher Yuan es conferencista y co-autor de ‘Desde un país lejano: El viaje hacia Dios de un hijo gay‘. Él es graduado de Moody Bible Institute, tiene un MA en exégesis bíblica de Wheaton College y un DMin del seminario Bethel. Puedes seguirlo en Twitter.

Te recomendamos ver el testimonio de este joven que durante 27 años fue homosexual: Jesucristo me Salvó de 27 Años de Homosexualidad

 

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

El Argumento Contra el Matrimonio Entre Personas del Mismo Sexo


bandera gay

Por Jesse Johnson

El mes pasado hice esta pregunta: ¿Se debe permitir casarse a parejas del mismo sexo? O, más concretamente, en los estados que han seguido el proceso democrático por definir el matrimonio como exclusivamente entre un hombre y una mujer, ¿deben intervenir jueces y anular esas leyes? En los lugares donde se llevan a cabo nuevas elecciones, ¿deben votar los cristianos para permitir que las parejas LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales) se casen legalmente?

Respondí esta pregunta diciendo que en tanto dependa de los votantes, las legislaturas, o los jueces, que no, que el matrimonio no debe ser redefinido. Hay tres partes en esta respuesta:

 

  1. El gobierno regula correctamente el matrimonio, y entonces sí: el gobierno necesita decidir qué constituye un matrimonio legal ( se puede leer ese post aquí ).
  2. Dios inventó el matrimonio, y la esencia del matrimonio es vista en un compromiso entre dos personas de sexos opuestos. Así, el matrimonio entre personas del mismo sexo es un oxímoron, y representa un ataque pecaminoso sobre la identidad del matrimonio ( se puede leer ese post aquí ).
  3. Porque lo que Dios ordena es también bueno para la sociedad, en efecto, es en la mejor forma de servir a la sociedad mantener la definición tradicional del matrimonio.

 

Hoy quiero escribir sobre esto en esta tercera parte.

Si bien existen argumentos bíblicos contra el ver la unión del mismo sexo como matrimonio – y encuentro esos argumentos convincentes-vivimos en una sociedad pluralista y argumentos bíblicos así solos no lograremos llevar el día.

Afortunadamente, si alguna perspectiva es bíblica, también será beneficiosa para la sociedad. Por lo tanto, los cristianos deben ser capaces de hacer ambas categorías de argumentos. Debemos ser capaces de explicar nuestra oposición al matrimonio del mismo sexo utilizando tanto el lenguaje secular, así como el razonamiento bíblico. Después de todo, la verdad debe ser victoriosa, no importa en qué arena se combata.

Así que, ¿por qué el gobierno debe negarse a redefinir el matrimonio?

El matrimonio está relacionado de manera intrínseca a las familias

Tanto en la teología y la antropología, el concepto de matrimonio es el fundamento de la familia. Una lleva a la otra. De hecho, la única razón de porque el gobierno se preocupa por el matrimonio es porque el gobierno se preocupa por las familias.

El gobierno utiliza la estructura de impuestos para promover el matrimonio, ya que está promoviendo familias. Estudio tras estudio demuestra que la estructura familiar de una persona es la variable más grande por la riqueza, la salud, la seguridad laboral y la felicidad de las personas (en este caso es una de la Universidad de Nueva York , una más complicada del Diario de Desarrollo Infantil , y aquí está una del Centro de Presupuesto y Prioridades Políticas ).

Así que la historia del mundo, la historia de EE.UU., y el proceso democrático están en gran parte en lo correcto cuando dicen que el gobierno debe ver el matrimonio como la creación de una unidad familiar.

Pero el interés del gobierno en el matrimonio no termina con la simple existencia de una familia:

Las familias son la piedra angular de la estructura de nuestra sociedad

Toda nuestra sociedad está construida sobre la piedra angular de la familia.

La herencia se transmite de padres a hijos. Los préstamos de coche, seguros, hipotecas, e incluso alquiler varían en función de la existencia de una familia.

 

Los cónyuges tienen restricciones sobre cómo pueden testificar contra otros en la corte. Las universidades utilizan el ingreso familiar y la historia de la familia en la determinación de la ayuda financiera. La propiedad de la tierra, las tasas de impuestos, cuentas bancarias, las decisiones de salud, etc. éstos se basan en el matrimonio.

 

Yo sé que las parejas del mismo sexo se ven a sí mismas como una familia también. Pero esto sólo es posible a la luz de esta verdad incómoda: las familias generalmente producen hijos.

 

La razón por la que gran parte de la sociedad está construida sobre el fundamento de las familias no se debe a que los legisladores vieron demasiadas especiales Hallmark y ven todo cursi y romántico. Más bien es porque las familias (en general) producen hijos, y las tasas de impuestos están diseñadas para beneficiar a los hijos, la herencia es para los hijos, las universidades saben que los padres pagan la matrícula, y así sucesivamente.

La versión más corta de este punto: el gobierno debe regular el matrimonio porque ninguna otra área de la vida humana que cae bajo su vista previa afecta tanto el bienestar de la sociedad.

Lo que nos lleva a:

Los hijos están mejor con una mamá y un papá

Este punto también podría ser llamado Psico Básica, Sociología Básica, Ed Básica, Antropología Básica, o Econ Básica. Los hijos les va mejor en las familias rodeados con una mamá y un papá. Casi todo el mundo concede este punto (American Psychological AssociationJournal for Social Science ResearchCitizenLink Public PolicyBrookings Institute, la historia humana, etc. Grudem también tiene una útil lista de estudios que muestran esto en las páginas 223 a 224 en Política).

Hay razones psicológicas, sociales, económicas y educativas de que a los hijos les va mejor cuando tienen una mamá y un papá. Este es un hecho biológico, y una realidad social. Pero es más que eso:

El gobierno tiene un interés en las familias, pero no un interés en la validación del amor

Esto es exactamente por qué el gobierno tiene un interés en la regulación del matrimonio. Estoy de acuerdo en que las parejas del mismo sexo quieren un socio con el que vivir sus vidas, compartir sus esperanzas y sueños, y estar comprometidos el uno al otro en la vejez, pero eso no viene del gobierno. No es asunto del gobierno la validación del amor superficial, y cualquier amor que requiere la validación del gobierno es, en efecto superficial.

 

El gobierno tiene un interés personal en la regulación de una sociedad que se crea de familias, ya que quiere proteger a los más vulnerables-es decir, los hijos. Tiene como objetivo el establecimiento de familias donde los niños son los más adecuados para prosperar. El gobierno no puede manejar las familias individuales, pero puede hacer cosas para maximizar el papel de la familia, tales como reconocer que el matrimonio crea familias, las cuales hacen hijos, que están mejor cuando hay una mamá y un papá.

Cuando el gobierno redefine el matrimonio, la libertad religiosa sufre

Debido al incómodo hecho de que el matrimonio viene de Dios, es en muchos aspectos intrínsecamente religioso. Pero parte de la gracia común es que usted no tiene que ser religioso para casarse.

Ahora, puede ser en el interés del gobierno permitir que parejas del mismo sexo alguna forma de reconocimiento. Es fácil ver cómo esto ayudaría a las decisiones médicas, las hipotecas, y similares. Pero esto no es lo que está sucediendo hoy en día. En su lugar, el gobierno está invalidando el concepto histórico del matrimonio y luego infringir la libertad religiosa. Cuando se redefine el matrimonio, las iglesias son entonces obligadas a seguirlo. Por esa razón una iglesia metodista en Nueva Jersey fue reprendida recientemente por un juez por negarse a permitir una misma boda del sexo en la propiedad de su iglesia –la iglesia entonces perdido su estatus de exención de impuestos por negarse a celebrar bodas similares (y ese vínculo tiene una lista de otras decisiones judiciales similares). Los cristianos han sido multados en varios estados (Nueva York, Nuevo México, Colorado, Washington y Oregon) por negarse a celebrar bodas del mismo sexo.

Hay momentos en que el gobierno, obviamente, tiene que obligar a la conducta individual de un interés nacional. Pero en este caso, el interés nacional no existe. La libertad religiosa es violada de modo que el amor se valide, y esto es algo que los tribunales y el gobierno no deben hacer.

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

La Biblia y el matrimonio homosexual: 6 afirmaciones comunes, pero erróneas

La Biblia y el matrimonio homosexual: 6 afirmaciones comunes, pero erróneas

Por: Darrell L. Bock

bandera gay

He estado escuchando hablar mucho en la escena pública acerca de las trayectorias. En estas conversaciones se utiliza la Palabra de Dios para argumentar que la iglesia necesita cambiar su visión acerca del matrimonio homosexual, a pesar de que las Escrituras parecen estar uniformemente en contra del mismo. Y esto no solo viene de los columnistas de periódicos, sino también de comentaristas evangélicos que afirman que la dirección de la Biblia les lleva a esa conclusión. Entiendo muy bien su deseo de ser amorosos, tomado del gran mandamiento (Mateo 22:39); y también veo que alguien puede hacerse tales preguntas, no necesariamente porque quiera rebelarse o conformarse a la cultura, sino de manera sincera.

Las preguntas sinceras merecen respuestas sinceras. Este artículo está diseñado para aquellos que dicen que la Biblia quiere que entremos gozosamente a nuestro nuevo mundo con brazos y corazones abiertos. Discutiré varias afirmaciones que argumentan que, o bien la Biblia no se ocupa de forma específica de nuestra situación contemporánea, o bien las Escrituras son lo suficientemente abiertas e inconsistentes como para dar lugar a una categoría que previamente ha sido rechazada.

Afirmación #1:Jesús no habló acerca del matrimonio homosexual, así que, como mínimo, Él es neutral, si no es que está abierto a él. Lo que Jesús no condena, no debemos condenarlo nosotros.

Este es un argumento de silencio, pero el silencio no tiene lugar en el vacío. Jesús habla del matrimonio y lo define en Mateo 19:4-6 y en Marcos 10:6-9, utilizando tanto Génesis 1:26-27 como Génesis 2:24 para defender su punto. Allí, Jesús define y afirma el matrimonio como algo que se lleva a cabo entre un hombre y una mujer, lo cual refleja el hecho de que Dios nos hizo hombres y mujeres para que cuidemos juntos de la creación. Con esta definición, el matrimonio homosexual queda excluido. Si Jesús hubiese querido extender el derecho del matrimonio más allá de esta definición, esta era su oportunidad. Pero no la tomó.

Jesús nunca habló del matrimonio homosexual porque la manera en que definió el matrimonio ya lo excluía. No guardó silencio sobre el tema, como algunos afirman.

Afirmación #2:El Antiguo Testamento permite todo tipo de matrimonios “prohibidos”, incluyendo la poligamia, y lo que hoy calificaría como incesto. Si eso estaba permitido, es seguro que las relaciones del mismo sexo estarían permitidas.

Aquí nos ayuda echar un vistazo a la trayectoria. Si observamos lo que en realidad enseñan las Escrituras, veremos que (1) tales matrimonios pasados se nos muestran como algo que consistentemente termina en un caos social, y que son descritos, no  prescritos, y (2) y el Nuevo Testamento restringe el alcance de las opciones a la unión monógama estándar entre hombre y mujer en la que el lecho matrimonial ha de honrarse, pero la porneia (que es la infidelidad sexual en todas sus manifestaciones) ha de evitarse (Heb. 13:4). Además, los ancianos deben mostrar a la comunidad lo que es ser marido de una sola mujer (1 Tim. 6:12-13).

El abrir el matrimonio a una nueva categoría de hecho va en contra la trayectoria de las Escrituras acerca del matrimonio.

Afirmación #3: El movimiento para prohibir el reconocimiento del matrimonio homosexual es similar a la ceguera que la iglesia tuvo en el pasado con respecto a la esclavitud, los derechos de las mujeres, y el universo geocéntrico. Lo que antes era una enseñanza “clara” de las Escrituras, ahora se ve como algo erróneo.

Es justo señalar que algunos puntos de vista que solían considerarse claros en las Escrituras de hecho han resultado no estar tan claros: de hecho, estaban equivocados. La humildad hermenéutica no es algo malo. Pero tiene doble filo. Mientras que con la creación/esclavitud/mujeres se pueden señalar pasajes donde existían tensiones contrapuestas acerca de lo que estaba claro (tales como la forma en que Pablo pide a Filemón que trate a Onésimo, o la forma en que María se sentaba como discípula de Jesús, o como se dice que el Espíritu mora en todas las mujeres), ni el AT ni el NT son neutrales en los asuntos homosexuales. Todos y cada uno de los textos que mencionan el asunto lo hacen de forma negativa.

Así que la trayectoria también nos ayuda en este punto, mientras que con respecto a la homosexualidad no existe trayectoria. La lectura es consistente. Eso debería contar para algo.

Afirmación #4: Hoy no seguimos todos los tipos de leyes del AT (como las leyes sobre tener sexo mientras las mujeres menstrúan, o las de comer ciertos tipos de alimentos), así que ¿por qué deberíamos aceptar hoy día lo que dice el AT acerca de las relaciones homosexuales?

Ya establecimos la trayectoria para esta respuesta cuando notamos que todos los textos bíblicos sobre la homosexualidad son negativos tanto en el AT como en el NT. Sin embargo, necesitamos hacer otra observación. Algunas leyes del AT tratan con el asunto de la impureza asociada al templo y el culto, y no son categorías de pecado, sino de lo que es apropiado en relación con el culto. No son leyes morales, sino restricciones que distinguían a Israel de las naciones politeístas que lo rodeaban, que eran moralmente descuidadas, y sacrificaban ciertos tipos de animales (y en algunos casos, niños) como parte de su culto. Esta afirmación no muestra sensibilidad a esas distinciones bíblicas. En algunos casos, terminan comparando manzanas con naranjas, ya que los asuntos de impureza quedaron de lado en el NT cuando los gentiles se añadieron al rebaño (Hechos 10:9-29, Efesios 2:11-22; Colosenses 2:13-15).

No hemos de leer la Biblia como un texto plano. La Biblia progresa, incluso a lo largo de ciertas trayectorias, de manera que al llegar la promesa ciertas partes de la Ley son puestas de lado (Gálatas 3; Hebreos 8-10).

Afirmación #5: El matrimonio homosexual no hace daño a nadie, por tanto es moralmente aceptable y la gente debería tener derecho a elegir qué hacer.

Este es un argumento que no es tanto bíblico como lógico. A menudo, la respuesta de la iglesia ha sido que el diseño humano revela lo erróneo de la homosexualidad debido a la capacidad de dar a luz. Una pareja homosexual no puede producir un niño. Pero, ¿qué dice eso acerca de los solteros o las parejas que no tienen o no pueden tener hijos? Esa refutación es justa. El matrimonio no se trata solo de producir niños, ni de tener sexo solamente para procrear. El Cantar de los Cantares eleva el amor en el matrimonio como algo que tiene su propio valor, así como lo hacen muchos salmos y proverbios.

Pero aquí hay otro lugar en el que la distinción de géneros, tal como se muestra, importa. En Génesis 1 y 2 la creación del hombre y la mujer como parejas complementarias (un par formado por otra persona como yo, pero no del mismo género, ambos creados a imagen de Dios), es algo que se ve como parte del diseño de Dios. Esa imagen involucra hombre y mujer. El matrimonio muestra su cooperación mutua en una diversidad diseñada para administrar la creación de Dios. Esto es visto como el pináculo de la creación, ya que es el contexto en el que Dios nos llama a administrar bien el mundo. Parte del plan de la creación es la crianza de futuras personas, en las que el respeto por cada género es apreciado y está implícito.

De manera sincera, quisiera hacer una pregunta difícil: ¿Cómo se mejora, afirma y modela el respeto y la apreciación por ambos géneros en un matrimonio homosexual? Ni siquiera tiene el potencial de hacerlo. En cierto sentido, irónicamente, dado nuestro deseo de ser políticamente correctos, el matrimonio homosexual es discriminatorio, ya que en esa relación, solo un género cuenta.

Sin embargo, las personas tienen el derecho a elegir con quiénes viven, y son moralmente responsables ante Dios por sus decisiones. Al final, ya sean heterosexuales o homosexuales, Él nos juzgará por cómo hemos vivido en estas áreas, sin importar nuestras leyes nacionales. El ruego de la iglesia ha estado motivado, no por odio o miedo, sino por la creencia genuina de que el cómo elegimos vivir en nuestras relaciones más básicas afecta a nuestra sociedad para bien o para mal. Así que hemos de elegir sabiamente, tanto individualmente como en conjunto. Para los que confían en las Escrituras, esto significa caminar en línea con el diseño y los estándares que Dios dice son mejores para el amor y el crecimiento.

Afirmación #6: El mundo antiguo no entendía el amor homosexual genuino, así que esta es una categoría nueva a considerar.

Al parecer, ni Jesús, ni Pablo, ni siquiera Dios Padre (que inspiró las Escrituras) reconocieron esta categoría potencial. Pero esta afirmación ignora lo común de las relaciones homosexuales en el mundo antiguo. No todas ellas eran abusivas, o ejercicios de puro poder social. Este es un ejemplo clásico de “esnobismo cronológico”, descrito por C.S. Lewis como “la aceptación sin reservas del clima intelectual que se desarrolla en nuestra época y la suposición de que todo lo pasado de moda queda desacreditado” (Cautivado por la alegría, 206), y lo que su amigo Owen Barfield explicó como la creencia de que, intelectualmente, la humanidad “ha languidecido durante incontables generaciones en los errores más infantiles en todo tipo de materias cruciales, hasta que ha sido redimida por algún dictado simple de la ciencia en el último siglo” (History in English Words, 154).

Tal afirmación subestima drásticamente las opciones que presentaba la vida en la antigüedad, e ignora el hecho de que la cultura antigua rechazaba la idea del matrimonio homosexual de manera bastante uniforme. Este punto es importante a la hora de entender por qué Pablo incluía estas relaciones en la categoría de ‘porneia’ (Romanos 1:26-27; ver también Jesús en Mateo 15:19). La infidelidad de la que se habla no es solo hacia otra persona, sino al plan complementario divino de un hombre y una mujer a imagen de Dios.

Algo sagrado y profundo

Prestar atención adecuada a la trayectoria de las Escrituras no abre la puerta a afirmar el matrimonio homosexual, incluso si este tiene el objetivo de ser monógamo y amoroso. De hecho, hace lo contrario.

La revelación divina nos da todas las indicaciones de que existe algo sagrado en que la imagen de Dios sea masculina y femenina, y algo profundo en el matrimonio entre un hombre y una mujer (Efesios 5:32), algo que hace que el matrimonio sea algo único entre todas las relaciones humanas.


Publicado originalmente en TheGospelCoalition. Traducido por Manuel Bento.

Darrell L. Bock es profesor senior de investigación del Nuevo Testamento y director ejecutivo de compromiso cultural en el Seminario Teológico de Dallas. Esautor o editor de más de 30 libros, entre ellos: Jesus according to Scripture: Restoring the Portrait from the Gospels, Jesus in Context: Background Readings for Gospel Study, Studying the Historical Jesus: A Guide to Sources and Methods, Jesus the Messiah: Tracing the Promises, Expectations, and Coming of Israel’s King, Who Is Jesus?: Linking the Historical Jesus with the Christ of Faith, and Key Events in the Life of the Historical Jesus: A Collaborative Exploration of Context and Coherence.

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

Criados por homosexuales

Criados por homosexuales

bandera gay

Ante la eterna discusión sobre la adopción homoparental (por parte de parejas del mismo sexo) y después de los documentos, los estudios y comentarios de los especialistas sobre el tema, Hechos&Crónicas decidió publicar el testimonio de dos personas criadas por homosexuales, que han prestado su voz para pedir a las autoridades que primen los derechos de los niños y las adopciones homoparentales no sean aprobadas.

Testimonio de Dawn

Me llamo DawnStefanowicz. Crecí en un hogar homosexual en los años 60 y 70 en Toronto, Canadá, expuesta a muchas personas distintas de la subcultura GLBT (gay, lesbiana, bisexual, transexual) y a prácticas sexuales explícitas.

Estuve en un alto riesgo de enfermedades de transmisión sexual debido al abuso, a los comportamientos de alto riesgo de mi padre y a numerosas parejas. Incluso cuando mi padre estaba en lo que parecían relaciones monógamas, continuaba haciendo “cruising” buscando sexo anónimo.

Llegué a preocuparme, a amar y entender con compasión a mi padre. Compartía conmigo lo que lamentaba de la vida. Cuando era niño unos adultos abusaron sexual y físicamente de él. Debido a esto, vivió con depresión, problemas de control, estallidos de rabia, tendencias suicidas y compulsión sexual. Intentaba satisfacer su necesidad por el afecto de su padre, por su afirmación y atención, con relaciones promiscuas y transitorias. Las parejas de mi padre, con los que me traté y llegué a apreciar con sentimientos profundos, vieron sus vidas drásticamente acortadas por el Sida y el suicidio. Mi padre murió de Sida en 1991.

Las muchas experiencias personales, profesionales y sociales con mi padre no me enseñaron el respeto por la moralidad, la autoridad, el matrimonio o el amor paterno. Me sentía temerosamente acallada porque mi padre no me permitía hablar de él, sus compañeros de casa, su estilo de vida y sus encuentros en esa subcultura. Mientras viví en casa, tuve que vivir según sus reglas.

Sí, amaba a mi padre. Pero me sentía abandonada y despreciada porque me dejaba a menudo para estar varios días con sus compañeros. Sus parejas realmente no se interesaban por mí. Fui dañada por el maltrato doméstico homosexual, las tentativas sexuales con menores y la pérdida de parejas sexuales como si las personas fueran sólo cosas para usar. Busqué consuelo, busqué el amor de mi padre en diversos novios a partir de los 12 años.

Desde corta edad se me expuso a charlas sexualmente explícitas, estilos de vida hedonistas, subculturas LGBT y lugares de vacaciones gay. El sexo me parecía gratuito cuando era niña. Se me expuso a manifestaciones de sexualidad de todo tipo incluyendo sexo en casas de baño, travestismo, sodomía, pornografía, nudismo gay, lesbianismo, bisexualidad, voyerismo y exhibicionismo. Se aludía al sadomasoquismo y se mostraban algunos aspectos. Las drogas y el alcohol a menudo contribuían a bajar las inhibiciones en las relaciones de mi padre.

Mi padre apreciaba el vestir unisex, los aspectos de género-neutro y el intercambio de ropas cuando yo tenía 8 años. Yo no veía el valor de las diferencias biológicamente complementarias entre hombre y mujer. Ni pensaba acerca del matrimonio. Hice votos de no tener nunca hijos, porque no crecí en un ambiente de hogar seguro, sacrificial, centrado en los niños.

Más de dos décadas de exposición directa a estas experiencias estresantes me causaron inseguridad, depresión, pensamientos suicidas, miedo, ansiedad, baja autoestima, insomnio y confusión sexual. Mi conciencia y mi inocencia fueron seriamente dañados. Fui testigo de que todos los otros miembros de la familia también sufrían.

Al final, los niños son las víctimas reales y los perdedores del matrimonio legal del mismo sexo. ¿Qué esperanza puedo ofrecer a niños inocentes sin voz? Gobiernos y jueces deben defender el matrimonio entre hombre y mujer y excluir todos los otros, por el bien de nuestros niños.

 

El testimonio de Robert

Robert Oscar López es profesor de origen latino que enseña inglés en la Universidad Estatal de California. Escribió el documento Creciendo con dos mamás: La perspectiva no contada de los niños, en el cual cuenta que “los hijos de parejas del mismo sexo tienen un duro camino por delante. Lo sé, porque yo he estado ahí”.

El docente reveló haber sido criado por una pareja de lesbianas y definió su niñez como muy difícil: “Soy un intelectual latino bisexual, criado por una lesbiana, que experimentó la pobreza en el Bronx en la adultez. Soy perceptivo para darme cuenta de que las políticas sociales liberales no ayudan a la gente con experiencias similares a la mía. Lo que es especialmente perjudicial, es la actitud liberal, que no debemos ser críticos sobre el sexo.

No tengo desórdenes de salud mental o alguna enfermedad biológica. Sólo crecí en una casa tan inusual que estaba destinado a existir como un paria social. Fui criado por mi madre y su ‘pareja romántica femenina’ entre 1973 y 1990, siendo el hijo menor de mi madre y el único miembro de la familia cuya infancia no incluyó un padre. En otras palabras, fui el único hijo que experimentó la vida bajo la ‘paternidad gay’ tal como el término se entiende hoy.

Cuando tu vida en el hogar es tan diferente de la de todos a tu alrededor, de forma que choca con las relaciones físicas básicas, creces extraño. Ya sea que la homosexualidad sea elegida o innata, o si el matrimonio gay se legaliza o no, ser extraño es duro.

Yo amo a mi madre, pero crecer con madres gay fue muy difícil, y no por el prejuicio de los demás, sino porque no tuve una figura masculina a quién seguir en lo absoluto, mientras que mi madre y su pareja eran diferentes a los padres o madres tradicionales.

Esto hace difícil encontrar amigos, interfiere con el crecimiento profesional, y a veces lo lleva a uno por un camino saturado de automedicación, en la forma de alcoholismo, drogas, apuestas, comportamiento antisocial y sexo irresponsable, ese es el efecto de esa crianza.

Caí en lo que puede ser llamado como submundo gay y me pasaron cosas terribles. Fui bisexual en la universidad y tomaría varias novelas explicar cómo terminé siendo ‘heterosexual’ tras casi 30 años de ser gay.

Me sorprendí a mí mismo al involucrarme con una mujer. Me casé y me convertí en padre. Elegí dejar de lado mi propio pasado homosexual. Juré nunca divorciarme de mi esposa o buscar a otra persona, hombre o mujer, hasta mi muerte.

Elijo ese compromiso para proteger a mis hijos de lidiar con un drama nocivo, incluso cuando crezcan y se conviertan en adultos, pues cuando eres un padre, las inquietudes éticas giran alrededor de tus hijos y tú alejas tu interés propio, para siempre. Amo a mi esposa, a mis hijos y la familia que tenemos.

Hoy estoy siendo atacado por revelar lo que el movimiento de activistas gay ha buscado ignorar. La mayoría de adultos que se identifican como homosexuales tuvieron la ventaja de ser criados en un hogar tradicional.

Muchos han descartado mi historia con cuatro simples palabras: ‘pero tú eres conservador’. Sí, lo soy. ¿Cómo me salí con la mía? Me moví al lado correcto porque viví precisamente el tipo de ambiente de identidad anti-normativa, marginalizada y oprimida que la izquierda celebra.

Tomado de la Revista: Hechos y Crónicas.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

Carta de amor a una lesbiana

Carta de amor a una lesbiana

Querida ______:

Solo quiero que sepas que te entiendo.

Entiendo cómo se siente el estar enamorada de una mujer. Querer nada más que estar con ella para siempre. Sentir como si el universo te hubiera jugado una broma cruel en tu corazón al permitir que caiga en manos de una criatura similar a ti.

Yo también era lesbiana. Estuve atraída hacia el mismo sexo desde los cinco años. Cuando crecí, esos sentimientos no cesaron. Solo crecieron. Me encontré a mí misma enamorándome de mis mejores amigas, pero estaba demasiado avergonzada para admitírselo a ellas, y mucho menos a mí misma.

A la edad de 17 finalmente tomé la decisión de seguir estos deseos. Entré a una relación con una joven que se convirtió en mi “primera”. La primera vez que nos besamos, se sentía tan natural, como si este sentimiento era lo que yo había estado anhelando todo este tiempo. Después de ella vino otra mujer y luego otra. Ambas relaciones fueron muy serias, ambas duraron más de un año. Disfruté de estas relaciones y amaba mucho a estas mujeres. Y llegué al punto en el que estaba dispuesta a renunciar a todo, incluyendo mi alma, para disfrutar de su amor en la tierra.

En octubre del 2008, a la edad de 19, mi realidad superficial fue sacudida por un amor más profundo: uno del que yo había oído hablar antes, pero nunca había experimentado. Por primera vez, fui convencida de mi pecado de una manera que me hizo considerar todo lo que amaba (idolatraba), y sus consecuencias. Miré mi vida y vi que me había enamorado de todo excepto de Dios, y estas decisiones en última instancia resultarían en mi muerte eterna. Mis ojos se abrieron y empecé a creer todo lo que Dios dice en Su Palabra. Empecé a creer que todo lo que Él dice acerca del pecado, la muerte, y el infierno era verdad.

Y sorprendentemente, al mismo tiempo que el castigo por mi pecado se hizo realidad para mí, también lo hizo la belleza de la cruz. Una visión del Hijo de Dios crucificado, recibiendo la ira que yo merecía, y una tumba vacía mostrando Su poder sobre la muerte; todas las cosas que había oído antes, sin ningún interés, se habían convertido en la revelación más gloriosa de amor imaginable.

Tras darme cuenta de todo a lo que tendría que renunciar, le dije a Dios: “No puedo soltar estas cosas y personas así de fácil. Las amo demasiado. Pero yo sé que eres bueno y lo suficientemente fuerte para ayudarme”.

Ahora, a la edad de 23 años, puedo decir con toda honestidad que Dios ha hecho justamente eso. Él me ha ayudado a amarlo más que a cualquier cosa.

Ahora, ¿por qué acabo de decirte esto? Te di un vistazo de mi historia porque quiero que entiendas que yo te entiendo. Pero también quiero que sepas que yo también entiendo cómo se siente estar enamorada del Creador del universo. Querer nada más que estar con Él para siempre. Sentir Su gracia, la mejor noticia jamás anunciada a la humanidad. Ver Su perdón, que Él tomaría un corazón tan malvado en sus manos misericordiosas.

Pero con eso en mente, estamos en una cultura donde las historias como la mía parecen imposibles o hilarantes, dependiendo de la audiencia. La homosexualidad está en todas partes, desde la música, a la televisión, incluso en los deportes. Si crees todo lo que la sociedad tiene que decir acerca de la homosexualidad, habrás llegado a la conclusión de que es completamente normal, incluso admirable. Pero eso está lejos de la verdad. Dios nos dice que la homosexualidad es un pecado, abominable, y antinatural (Levítico 18:22; 20:13; Romanos 1:18-32; 1 Corintios 6:9-11; 1 Timoteo 1:8-10). Pero si tuviera que ser honesta, a veces atracciones homosexuales pueden verse naturales para mí.

Yo no creo que sea una exageración decir que este puede ser tu dilema también. Puedes ver lo que Dios tiene que decir acerca de la homosexualidad, pero tu corazón no procesa los mismos sentimientos. La Palabra de Dios dice que es pecado; tu corazón dice que se siente bien. La Palabra de Dios dice que es abominable; tu corazón dice que es una delicia. La Palabra de Dios dice que es antinatural; tu corazón dice que es totalmente normal. ¿Puedes ver la clara división entre lo que dice la Palabra de Dios y cómo se siente tu corazón?

Así que, ¿a cual voz deberías creerle?

Hubo un tiempo en mi caminar con Cristo donde experimenté mucha tentación de caer de nuevo al lesbianismo. Estas tentaciones me hicieron dudar de la Palabra de Dios. Mis tentaciones y deseos comenzaron a ser más reales para mí que la verdad de la Biblia. Mientras yo estaba orando y meditando en estas cosas, Dios puso esta impresión en mi corazón: “Jackie, tienes que creer que mi Palabra es cierta incluso si contradice lo que sientes”. Wuao. Eso es cierto. O confío en Su Palabra, o confío en mis propios sentimientos. O lo busco a Él por el placer que mi alma anhela, o lo busco en cosas menores. O camino en obediencia a lo que Él dice, o rechazo Su verdad como si fuera una mentira.

La lucha con la homosexualidad es una batalla de fe. ¿Es Dios mi alegría? ¿Es Él lo suficientemente bueno? ¿O estoy todavía buscando cisternas rotas para saciar una sed que solo Él puede satisfacer? Esa es la batalla. Lo es para mí, y lo es para ti.

La elección es tuya, mi amiga. Ruego para que pongas tu fe en Cristo y huyas de las mentiras de nuestra sociedad, que coinciden con las voces de tu corazón, un corazón que la Escritura dice que es malo y engañoso (Jeremías 17:9). Corre a Jesús en su lugar.

Tú fuiste hecha para Él (Romanos 11:36). Él es en definitiva todo lo que necesitas. Él es bueno y sabio (Salmo 145:9). Él es la fuente de toda consolación (2 Corintios 1:3). Él es amable y paciente (2 Pedro 3:9). Él es justo y fiel (Salmo 33:4). Él es santo y justo (1 Juan 1:9). Él es nuestro verdadero Rey (Salmo 47:7). Él es nuestro Salvador (Judas 1:25). Y Él te está invitando a ser no solo su sierva, sino también su amiga. Si el amor duradero es lo que estás buscando en cualquier otro sitio, estas persiguiendo el viento, en busca de lo que nunca encontrarás, poco a poco siendo destruida por tu búsqueda.

Pero en Jesús, hay plenitud de gozo. En Jesús, hay una relación que vale todo, porque Él lo es todo. Corre hacia Él.


Publicado originalmente para Desiring God. Traducido por Cristián Fernández.

Jackie Hill Perry es poeta y artista de hip-hop de St. Louis que ha sido salvada por un Dios misericordioso.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...