Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Consuelos para santos que sufren

Por Jerome Zanchius*

 “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo” (Romanos 8:28-29).

Read More

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

El bien que viene a través de la aflicción | Thomas Brooks

Por Thomas Brooks*

 “En el día de la adversidad considera” (Eclesiastés 7:14).

Esté quieto y guarde silencio en medio de los problemas y pruebas que está pasando, luego reflexione en los beneficios, dones y favores que han colmado su alma gracias a todas las pruebas y aflicciones que ha sufrido. ¡Oh! ¡Considere cómo por medio de las aflicciones del pasado, el Señor le ha revelado los pecados, los ha prevenido y mortificado!

Read More

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

¿Cuál es el mejor antídoto contra los temores y ansiedades de un creyente? | J.C. Ryle

temor y ansiedadPor: J. C. Ryle

¿Lo que es más probable que animarlos como miran hacia el futuro sin probar y recordar el pasado cansados? Respondo sin dudarlo, la doctrina de la perseverancia final de los elegidos de Dios.

Read More

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

Jesús es todo lo que necesitamos | J.C. Ryle

J. C. Ryle

Por J.C. Ryle

Jesús está familiarizado con todo lo que pertenece a la naturaleza humana, a excepción del pecado.

– ¿Es usted pobre y necesitado? Jesús también lo fue. Los zorros tienen cuevas y los pájaros, nidos, pero el Hijo del hombre no tenía ningún lugar donde reposar Su cabeza. Habitó en una ciudad despreciada. Los hombres solían decir “¿Puede alguna cosa buena puede salir de Nazareth? (Jn 1:46). Él era tenido como el hijo del carpintero. Predicó en un bote prestado, fue a Jerusalén en un potro prestado y fue sepultado en una tumba prestada.

Read More
Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

“Confiando en Dios aunque la vida duela” Jerry Bridges (Parte 4 y final)

jerry bridges

Por: Soldado de Jesucristo.

Notas personales extraídas del libro 

– ¡Dios se preocupa por usted! No sólo nunca lo dejará, éste es el lado negativo de la promesa, sino que lo cuidará. No sólo está con usted, lo cuida. Su cuidado es constante, no ocasional o esporádico, es total. Todos y cada uno de sus cabellos están contados. Su cuidado es soberano, nada ocurre que El no permita. Su cuidado es infinitamente sabio y bondadoso. Como dice John Newton: “Si me fuera posible alterar cualquier parte de su plan, lo único que haría sería arruinarlo”.

Read More

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

Lista Mundial de la Persecución 2016

persecusión cristianosAumenta la persecución

Crece el índice de persecución religiosa a cristianos

  • La Lista Mundial de la Persecución de 2016 registra un incremento de 2,8 puntos respecto a 2015
  • La persecución religiosa se recrudece en Eritrea y Pakistán
  • 4.000 muertos y 30.000 desplazados en Nigeria en un año
  • 2.300 iglesias atacadas

Read More

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

¿Cómo puedo tener fe en tiempos de crisis? | John Piper

John Piper

Por John Piper | Traducido por: Beatriz Topkul, GT

La siguiente es una edición transcrita del audio.

Debes de cultivar y preservar tu confianza en Dios cuando no estés en crisis. Si esperamos hasta que una crisis llegue a nuestras vidas, entonces no tendremos los recursos o la profundidad necesaria para mantener bien nuestra fe.

Cultiva una profunda confianza en el amor y el poder de Dios día tras día. Desarrolla diariamente disciplinas de comunión con Cristo para que crezcas con toda firmeza. Crece, para que cuando llegue la crisis, tus raíces estén profundamente enterradas en la gracia de Dios, y las fibras en tu árbol serán sólidas. Entonces no estarás frágil, así como muchos cristianos parecen estar cuando la crisis llega.

Los buenos tiempos tienden a arrullarnos hasta dormirnos en una indiferencia espiritual, como si nuestra fe pudiera mantenerse por sí misma al llegar la crisis. Ese simplemente no es el caso. Es por eso que muchos cristianos, en lugar de entregarse al Señor con una seguridad profunda y serena en medio de la crisis, sacuden sus puños frente a Dios y dicen, “¿Dónde estás?” No han llegado a conocer que Dios es soberano, nos ama y tiene cuidado de nosotros, tanto en los buenos tiempos como en los malos.

Debemos cultivar nuestra fe con el retrato bíblico completo de Dios, quien es soberano tanto sobre el mal como sobre el bien, para que cuando cualquiera de los dos llegue a nuestras vidas, nuestra confianza en Él no sea sacudida.

© Deseando a Dios

Permisos: Se le permite y se les estimula a reproducir y distribuir este material en cualquier formato con tal que no alteren el contenido en forma alguna y que no cobren más allá del costo de su reproducción. Para publicación web, se prefiere que se utilice enlaces. Cualquier excepción debe ser aprobada por Deseando a Dios.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

Confiando en Dios aunque la vida duela Jerry Bridges. (Parte 3)

Notas personales extraídas del libro 

 

-Cuando empezamos a cuestionar el amor de Dios, necesitamos recordar quiénes somos. No tenemos ningún derecho a su amor, y no merecemos ni un poquito de su bondad. Una vez escuché a un orador que decía: “Cualquier cosa a este lado del infierno es pura gracia”. No sé de nada que corte tan rápidamente la actitud desafiante de ¿por qué me sucedió esto a mí? como darnos cuenta de quiénes somos en realidad ante Dios, considerados en nosotros mismos, separados de Cristo.

 

-Cada vez que nos sintamos inclinados a dudar del amor de Dios por nosotros, debemos volvernos a la cruz, razonando de esta forma: Si Dios me amó tanto como para entregar a Jesús a la muerte cuando yo era su enemigo, puedo tener la certeza de que me ama lo suficiente como para cuidarme ahora que soy su hijo. Habiéndome amado hasta el punto máximo de la cruz, no puede dejar de amarme en mis momentos de adversidad. Después de dar ese invaluable regalo, su Hijo, seguramente también dará todo lo que sea consistente con su gloria y mi bien.

 

-Si vamos a confiar en Dios en la adversidad, tenemos que usar nuestras mentes en esos momentos para razonar sobre las grandes verdades de su soberanía, sabiduría y amor como se nos revelan en las Escrituras. No podemos permitir que nuestras emociones dominen nuestras mentes. Mas bien debemos, buscar que la verdad de Dios las gobierne. Nuestras emociones deben convertirse en subalternos de la verdad.

 

-Usted y yo, como David, debemos luchar con nuestros pensamientos. Con la ayuda de Dios nosotros también llegaremos al punto, aun en medio de las adversidades, en que podremos decir: “Confío en tu inagotable amor”.

 

-Si tengo dificultad en aceptarme como Dios me hizo, entonces, tengo una controversia con El.

 

-El Dios eterno que es infinito en su sabiduría y perfecto en su amor, personalmente nos hizo a usted y a mí. Le dio el cuerpo, las habilidades mentales y la personalidad básica que tiene porque así es como quería que usted fuera. Y quería que sucediera exactamente así, porque lo ama y desea glorificarse por medio de usted.

 

-Este es el fundamento del creyente para aceptarse a sí mismo. Usted y yo somos quienes somos porque Dios soberana y directamente nos creó así. La autoaceptación es, esencialmente, confiar en Dios por lo que soy, con las incapacidades, deficiencias físicas y demás.

 

-Todos recibimos de Dios cada habilidad, entrenamiento, riquezas, posición, rango o influencia para usarla para su gloria. Ya sea una habilidad o un impedimento, aprendamos a recibirlo de Dios, dándole gracias y tratando de usarlo para su gloria.

 

-Dios no sólo nos creó como quería que fuéramos, sino que también determina soberanamente cuánto tiempo viviremos. Esta es una verdad maravillosa. Igual que los de David, nuestros tiempos están en sus manos. Como dice un himno: “Hasta que Él lo ordene, yo no puedo morir”.

 

-Podemos estar seguros de que un hermoso carácter cristiano no se desarrollará en nuestras vidas sin la adversidad. Pensemos en esas virtudes que Pablo denomina el fruto del Espíritu en Gálatas 5:22-23. Las primeras cuatro virtudes que él enumera: Amor, gozo, paz y paciencia, sólo pueden desarrollarse en medio de la adversidad.

– La muerte de Cristo en la cruz con su intensa agonía física, y extremado sufrimiento espiritual de soportar la ira de Dios por nuestros pecados, fue la mayor calamidad que alguna vez haya caído sobre ser humano. Pero Jesús pudo ver, más allá del sufrimiento, la alegría que estaba ante El y, como dice el autor de Hebreos, debemos fijar nuestros ojos en El y seguir su ejemplo, mirando más allá de nuestra adversidad para ver lo que Dios hace en nuestras vidas, y regocijarnos en la seguridad de que El hace su labor en nosotros para nuestro propio crecimiento.

 

-El puritano Daniel Dyke dijo: “Entonces la Palabra es la bodega de toda enseñanza. No busquéis una nueva doctrina para enseñaros por medio de la aflicción, la cual no está en la Escritura. Porque, en verdad, aquí yace nuestra enseñanza por medio de la prueba, que se  adapta y nos prepara para la Palabra, rompiendo y dividiendo la obstinación de nuestros corazones, haciéndolos flexibles y capaces de la impresión de ellas”.

 

-No importa si usted tiene muchas debilidades o fortalezas. Puede ser el más competente en su campo, pero puede estar seguro de que si Dios va a usarle, hará que sienta dependencia total de Él.

 

– No hay duda que la adversidad es difícil, y generalmente nos toma por sorpresa y parece golpearnos donde somos más vulnerables. Con frecuencia nos parece completamente sin sentido e irracional, pero para Dios nada lo es. El tiene un propósito en todo dolor que trae o que permite en nuestras vidas. Podemos estar seguros de que en alguna forma es para nuestro beneficio y su gloria.

 

– Ahora estoy reconociendo que confiar en Dios, es primero que todo un asunto de la voluntad y que no depende de mis sentimientos. Decido reposar en Dios, y finalmente mis sentimientos siguen.

 

– He dicho que confiar en Dios es ante todo un acto de la voluntad, pero permítanme modificar esta afirmación para decir que, primero que todo, es una cuestión de conocimiento. Debemos saber que Dios es soberano, sabio y amoroso, en todos los sentidos que hemos visto en capítulos anteriores que estos términos tienen. Pero, habiendo sido expuestos al conocimiento de la verdad, debemos escoger entre creer la verdad sobre Dios, la cual nos ha sido revelada, o dejarnos llevar por nuestros sentimientos. Si vamos a confiar en Dios, debemos decidirnos a creer su verdad. Debemos decir: “Confiaré en ti, aunque no siento deseos de hacerlo”.

 

En las próximas semanas estaré publicando nuevas notas que tomé de este libro que desde ya estoy recomendando. Ya puedes leer la Primera Parte y Segunda Parte de las notas que tomé. Si te han sido de bendición estas notas compártelas con tus amistades.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

A los predicadores de prosperidad: Valoren el sufrimiento

John Piper

John Piper

 

Por John Piper

El Nuevo Testamento no solo deja claro que el sufrimiento es necesario para los seguidores de Cristo, sino que también se esfuerza por explicar por qué es así y cuáles son los propósitos de Dios en ello. Es crucial que los creyentes conozcan estos propósitos. Dios los ha revelado para ayudarnos a entender por qué sufrimos y para pasarnos al otro lado del sufrimiento así como el oro pasa por el fuego.

En ¡Alégrense Las Naciones!, en el capítulo que se trata del sufrimiento, explico estos propósitos. Aquí solamente los nombraré y les diré a los predicadores de prosperidad: incluyan las enseñanzas bíblicas del sufrimiento en sus mensajes. Los nuevos creyentes necesitan saber por qué Dios les ordena a sufrir.

  1. El sufrimiento profundiza la fe y la santidad.
  2. El sufrimiento hace que tu copa se incremente.
  3. El sufrimiento es el precio de producir la valentía en otros.
  4. El sufrimiento llena lo que falta en las aflicciones de Cristo.
  5. El sufrimiento anima el mandato misionero de ir.
  6. La supremacía de Cristo se manifiesta en el sufrimiento.

Nota del editor: Este es el noveno artículo en una serie de 12 súplicas a los predicadores de la prosperidad. Los artículos fueron publicados originalmente en el libro de John Piper, ¡Alégrense las naciones!


Publicado originalmente en DesiringGod.

John Piper (@JohnPiper) es fundador y maestro de desiringGod.org y ministro del Colegio y Seminario Belén. Durante 33 años, trabajó como pastor de la Iglesia Bautista Belén en Minneapolis, Minnesota. Es autor de más de 50 libros.

PARTICIPA

 

Todo lo que existe es debido a :

View Results

Cargando ... Cargando ...

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

By

¿Deleitándose en la muerte?

¿Deleitándose en la muerte?

Por Carl R. Trueman

La semana pasada di una conferencia de invitado en una universidad de artes liberales cristiana titulada:“Cada Día Muere con el Sueño:Reflexiones Literarias y Teológicas Sobre la Mortalidad.” Mientras pensaba a través del tema durante las semanas anteriores, dos preguntas superficialmente distintas me desconcertaron. ¿Por qué es que las personas más vocalmente comprometidas con causas vinculadas a la muerte (aborto, el suicidio asistido, la eutanasia) son a menudo las mismas que están comprometidas con causas sexuales progresistas? ¿Y por qué los defensores del aborto con frecuencia lo ven no como un mal necesario, sino como un bien positivo?

En cuanto a la primera pregunta, que la misma gente a menudo, aunque no siempre, sostienen este grupo de puntos de vista sugiere que hay algo que los une en un nivel profundo, a pesar de que las áreas de la política sexual y la ética de la muerte no podrían parecer estar necesariamente relacionadas. En cuanto a la segunda, estoy a favor de la vida y veo el aborto como atroz y una fuente de vergüenza nacional, pero puedo entender la lógica interna del argumento a favor del aborto, incluso aunque no tenga simpatía por él. Lo que no puedo entender, sin embargo, es la manera en que muchos ven el aborto como una insignia de honor y un motivo de orgullo y alegría. Argumentar que el aborto es un mal trágico pero necesario es una cosa; y otra muy distinta sonreír a la cámara mientras llevan una camiseta que dice con orgullo que han tenido uno.

La teoría que propuse tentativamente durante mi conferencia era realmente una extensión de conocimientos que he aprendido de la lectura de Agustín, Pascal y, para compensar un triplete impar, Sigmund Freud: La muerte es un recordatorio insuperable del poder, o la tiranía, de nuestros cuerpos sobre nuestra existencia y humanidad personal. Nuestros cuerpos son testimonio del hecho de que no estamos en última instancia en control. Nosotros no somos soberanos. No somos dioses. No nos gusta eso y energéticamente buscamos negarlo. Por lo tanto, el intento de desafiar las limitaciones de nuestro cuerpo y el deseo de controlar la vida y la muerte son en realidad dos aspectos de la misma cosa.

¿Cómo nos distraemos de nuestra mortalidad corporal? ¿Cómo pretendemos que estamos en control, incluso de la propia muerte, cuando nuestros cuerpos nos recuerdan lo contrario? Bueno, hay muchas maneras de fingir cuerpos que no cuentan. Usted ahora puede tener una cirugía que le permite verse más joven de lo que realmente eres. Si usted ha nacido un hombre, puede tener su cuerpo modificado para que pueda pretender ser una mujer, o viceversa. Tal vez lo más obviamente usted puede permitirse una amoralidad despreocupada que no tiene en cuenta el contexto físico y las consecuencias de la actividad sexual.

El último molesto zumbido, sin embargo, es pretender que podemos tomar el control de la misma muerte. Matamos a los niños en el vientre, matamos a los ancianos y los enfermos, y si no podemos negar nuestra propia mortalidad al vivir para siempre, por lo menos podemos determinar por nosotros mismos el tiempo y las circunstancias de nuestra propia muerte. No nos equivoquemos: el atontado y sonriente deleite del que Gloria Steinems de esta exhibición mundial sobre el aborto es impulsado por algo más que el deseo de detener que las víctimas de violación tengan hijos no deseados. Es alimentada por la grotesca emoción que el poder sobre la vida y la muerte trae consigo.

Por supuesto, todo esto es muy especulativo. Pero me parece que la pasión y el entusiasmo que implica ser pro-elección en cuestiones de la vida no pueden simplemente ser explicada por hablar de los embarazos no deseados o la prevención de un sufrimiento innecesario al final de su vida. ¿Y por qué el liberalismo moderno en materia de aborto y suicidio a menudo van junto con la defensa de la aniquilación de la importancia de la diferencia corporal en el ámbito de la sexualidad? Algunas personas parecen mostrar orgullo en esas cosas que no se pueden explicar por criterios meramente pragmáticos tales como la conveniencia y la elección. Algo más profundo, algo más espiritual, algo más siniestro, está operando aquí.

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...