Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

EL CRISTIANO CON TODA LA ARMADURA DE DIOS WILLIAM GURNALL (Parte VII)

Compilado por: Soldado de Jesucristo.

– Amado cristiano, recuérdate a menudo a ti mismo el cambio que Dios ha hecho en ti. Satanás te tentará para que dudes de la sabiduría de haber escogido a Cristo como soberano, de forma que ¡clava las promesas de Dios en el dintel de la puerta de tu corazón! Estas guardarán a tu alma en cuarentena, y Satanás huirá de ellas como de la peste.

Read More

¿Te resultó interesante? Compártelo ...

By

EL CRISTIANO CON TODA LA ARMADURA DE DIOS WILLIAM GURNALL (Parte VI)

 

Compilado por: Soldado de Jesucristo.

  • Es una necedad que nos mordamos y devoremos unos a otros para diversión del diablo. Solemos confundir nuestro acaloramiento con el celo, cuando normalmente el conflicto entre cristianos es una nave infernal enviada por Satanás para deshacer la unidad y el orden. Unidos somos una armada invencible, y Satanás sabe que no puede hundirnos si no es mediante la discordia.

Read More

¿Te resultó interesante? Compártelo ...

By

EL CRISTIANO CON TODA LA ARMADURA DE DIOS WILLIAM GURNALL (ParteV)

William Gurnall

 

Por: Soldado de Jesucristo

– Satanás conspira para minar tu consuelo diariamente. Ese ladrón ve tus frutos agradables colgando del árbol y se le hace la boca agua; pero la valla es demasiado alta para trepar. Dios lo aleja de tu paraíso. No es la gracia de Dios en ti, sino el favor de Dios que te protege del maligno. ¿Qué más necesitas oír para que tu corazón se llene de gratitud?

– Un cristiano sin la seguridad de su salvación está tan desamparado como un conejo que corre a la maleza para escapar del zorro, pero al que fácilmente se sigue por el rastro y las huellas que deja.

Read More

¿Te resultó interesante? Compártelo ...

By

EL CRISTIANO CON TODA LA ARMADURA DE DIOS WILLIAM GURNALL (Parte II)

 Por Soldado de Jesucristo

– Todo soldado está llamado a una vida de servicio activo, igual que el creyente. La misma naturaleza de ese llamamiento excluye una vida ociosa. Si pensabas ser soldado de verano, considera con cuidado tu comisión. Tus órdenes espirituales son rigurosas.

– “Alma, toma tu deseo, el hijo más cercano a tu corazón, tu Isaac, aquel pecado del cual piensas granjear mayor placer. Ponle las manos encima y ofréndalo; derrama su sangre ante Mí; clava el cuchillo sacrificial en su mismo corazón, ¡y hazlo con gozo!”.

Read More

¿Te resultó interesante? Compártelo ...

By

EL CRISTIANO CON TODA LA ARMADURA DE DIOS WILLIAM GURNALL (Parte I)

A partir de esta semana comenzaré a subir de a poco las notas que tomé del libro EL CRISTIANO CON TODA LA ARMADURA DE DIOS, del puritano WILLIAM GURNALL, sobre este libro Charles Spurgeon escribió: “La obra de Gurnall no tiene igual y es valiosísima. Cada una de sus líneas está llena de sabiduría; cada frase es sugestiva. Esta “armadura completa” es por encima de todo, un libro de predicador. Tiendo a pensar que habrá sugerido más sermones que ningún otro volumen no inspirado. A menudo he recurrido a Él cuando mi propio fuego ha ardido bajo, y pocas veces he dejado de encontrar algún carbón encendido en el hogar de Gurnall”

Read More

¿Te resultó interesante? Compártelo ...

By

Toma tu cruz cada día

Wiliam Gurnall

 Por Wiliam Gurnall

 Acéptalo para bien o para mal, con su cruz juntamente con su corona. El Señor quiere que estés dispuesto tanto a sufrir como a reinar con él. ¿Te es Cristo tan precioso que ardes con un deseo insaciable de él? ¿Puedes rechazar libremente toda concupiscencia y placer carnal para dejarte abrazar por él?¿Estás tan enamorado de él que no puedes vivir ni disfrutar de nada sin él? Tu corazón está herido por las flechas de su amor y hermosura, y solo él tiene el ungüento que te puede sanar.

 

Harás todo lo que él te pida. Si te manda abandonar la casa de tu padre, lo seguirás hasta el fin del mundo. Si te manda ser pobre según el mundo por amor a él, te alegrarás de mendigar con él en lugar de reinar sin él, o de morir por él, por no vivir lejos de él.

 

Fragmentos extraídos del libro: “El cristiano con toda la armadura de Dios” de William Gurnall p. 853.

¿Te resultó interesante? Compártelo ...